Desde el trabajo territorial y con la energía del sur llega Alejandra Pérez, la nueva Coordinadora de la Mesa de Acción por el Aborto en Chile.
Compartir

Es chilota, activista y educadora popular feminista. Alejandra Pérez Vidal asume la Coordinación de la Mesa de Acción por el Aborto en Chile, con lo que comienza un nuevo periodo centrado en el diálogo territorial en materia de derechos sexuales, reproductivos y aborto, pero sin soltar el trabajo de incidencia político y legislativa hacia la despenalización social y cultural del aborto en Chile.

Alejandra Pérez es Licenciada en Letras, Profesora Media de Lenguaje y Comunicación, Magíster (c) en Estudios de Género y Cultura. Se ha dedicado a la educación popular, gestión cultural y trabajo comunitario-territorial, desde una mirada que involucra el bien común como base para comprender el mundo. Esto es, relevar principios como horizontalidad y trabajo colectivo en la co-construcción de saberes y experiencias, desde perspectivas críticas, metodologías participativas y con enfoque feminista.

Forma parte de la Marcha Mundial de Mujeres Chile, desde donde trabaja en torno a economía feminista, buen vivir y derechos sexuales y reproductivos.  También es parte de la ARRP, la Auto-organización de Resistencia y Recuperación Popular, organización de la Población La Bandera que trabaja en torno al fortalecimiento comunitario, a través de prácticas de memoria, economía popular y articulación territorial. Ha participado en congresos nacionales e internacionales, fue gestora de una librería y centro cultural feminista, docente universitaria y coordinadora de proyectos como el Catastro Plurinacional de Economía Feminista y Solidaria que puedes revisar haciendo click aquí.

Alejandra llega a Coordinación de la Mesa de Acción por el Aborto en un momento político y social de posibles cambios y transformaciones, cuando Chile enfrentó una revuelta social y popular y está ahora en medio de un momento constituyente.

En ese sentido, se refirió al rol de la articulación como “una plataforma sumamente relevante para la construcción y visibilización de los argumentos que permiten sostener el debate sobre la despenalización del aborto y el derecho a decidir de mujeres y personas con capacidad de gestar, así como un espacio de denuncia de los elementos obstaculizadores del acceso a los derechos sexuales y reproductivos y al aborto legal”. La Coordinadora añadió “es un espacio fundamental para intercambiar, conectar saberes y experiencias que aporten a la transformación cultural y social en la búsqueda del ejercicio pleno de nuestros derechos, así como el reconocimiento de la autonomía y diversidad de nuestros cuerpos”.

Esto porque, detalló, “aquí convergen una serie de organizaciones feministas con diversas trayectorias y perspectivas, todas comprometidas con la búsqueda de justicia y dignidad de la diversidad de experiencias reproductivas, lo que permite identificar oportunidades y construir estrategias colectivas que comprenden la lucha por el aborto desde una mirada que invita a reflexionar y accionar con otres”.

Alejandra se refirió también a los desafíos que implica nuestra labor en el actual momento político: “Es necesario que nos posicionemos en distintos frentes de acción, por eso también es importante aportar a fortalecer una constitución democrática que reconozca la importancia de los derechos sexuales y reproductivos y el acceso al aborto como derechos, participando con una mirada crítica y vigilante de los procesos, pero instalando debates que aporten a la construcción de una sociedad más justa, con toda la fuerza del trabajo con los territorios y las organizaciones que  integran la Mesa de Acción por el Aborto en Chile”.

En ese sentido, la nueva Coordinadora apuntó a la necesidad de “crecer y facilitar el acceso de todas las voces hacia los espacios donde se toman las decisiones, ya que las reformas burocráticas siguen considerando a las mujeres y personas gestantes, condicionadas o limitadas en nuestra capacidad de decidir, a la vez que invisibiliza, niega y homogeniza nuestras diversidades”.

Por estas razones, Alejandra hizo una invitación a todas, todes y todos a aprovechar la oportunidad para participar en este espacio: “a vincularse y convocarse, pero también problamatizarlo, abrir la posibilidad de que se integren todas las perspectivas posibles para que compañeres y compañeras se sientan representadas en todos los territorios. La Mesa de Acción por el Aborto es un espacio dialogante, amoroso y comprometido con los activismos”.

En esa línea afirmó que volcaremos nuestro trabajo hacia lo comunitario y territorial, “recorriendo espacios, montando actividades, reconociéndonos. Esto nos permitirá crecer, fortalecer y co-construir las condiciones que permitan la generación de fuerzas necesarias para alcanzar libertad y autonomía sexual y reproductiva”. 

Con esto la Mesa de Acción por el Aborto en Chile comienza un nuevo periodo de trabajo, de cara a los desafíos que implica el momento político que vivimos y la necesidad de conectar con las personas desde sus localidades, sus comunidades, la realidad de su entorno, con las demandas de organizaciones y activistas feministas que exigen el establecimiento de derechos esenciales para el desarrollo de una vida autónoma, libre y plena, como son los derechos sexuales y reproductivos y el acceso al aborto en nuestro país.

Compartir